psicología

La confianza del Consumidor se incrementa un mes más.

Posted on

El Indicador Mensual de Confianza del Consumidor (ICC) del mes de junio, publicado en el día de hoy  por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se sitúa en 89,3 puntos (4,4 puntos por encima del dato del mes anterior), lo que se suma al incremento registrado en mayo, abril y marzo .

El crecimiento en el mes de junio se refleja en la valoración sobre la situación actual, que crece 2,2 puntos y sobre todo, en la evolución de las expectativas que avanzan 6,6 puntos tras el retroceso de mayoEn términos interanuales, el avance continúa siendo muy significativo y el ICC aumenta 27,5 puntos en un año (en junio de 2013, la confianza del consumidor se situaba en 61,8 puntos, lo que supone un incremento del 30,8% en un año).

El indicador de la situación actual (74,4) aumenta 2,2 puntos, siendo la valoración de la situación actual de la economía (+4,3 puntos) y la de situación actual del empleo (+4,2 puntos) los indicadores que muestran incrementos en junio. Por su parte, la valoración de la situación actual de los hogares vuelve a caer este mes (-1,9 puntos), tras el avance de meses previos.

Por lo que respecta al indicador de expectativas (104,2) aumenta 6,6 puntos respecto a mayo y supera la barrera de los 100 puntos, a partir de la cual se considera que los consumidores muestran confianza en la mejora de la situación futura. Todos sus indicadores reflejan importantes subidas: la valoración de las expectativas sobre la evolución futura de la situación económica sube 7,4 puntos, la de la situación del empleo crece 8,6 puntos y la de la situación de los hogares se incrementa 3,7 puntos.


 En lo referente a la Situación Económica de España, disminuye este mes de junio el porcentaje de entrevistados que consideran que actualmente ésta es peor que hace seis meses (42,7% frente al 45,8%de mayo, al 50,4% de abril, el 54,6% de marzo y 60,2% de febrero) por lo que la senda es positiva. De cara al próximo semestre, por primera vez en meses, el número de personas que opinan que la situación económica mejorará (37,3%) supera el porcentaje de entrevistados que piensan que situación económica empeorará en los próximos meses (30,9%).

 Por otro lado, en junio, el número de consumidores que creen que los precios crecerán en este año más que en el último se mantiene en el 54,1%. Además, permanece sin apenas variaciones el número de encuestados (44,1%) que se inclinan a pensar que los tipos de interés se mantendrán.

 En cuanto a la valoración sobre la situación económica actual de los hogares españoles, la situación mejora aunque de manera más moderada que en el resto de indicadores. Se reduce el porcentaje de los entrevistados que afirman llegar justos a fin de mes (42,4%) y el porcentaje de hogares que asegura ahorrar una parte sube del 26,9% en abril y del 28% en mayo hasta el 30,5% en junio. En cuanto a las expectativas de ahorro durante el próximo año, se estabiliza en el 54,3% el porcentaje de los entrevistados que se inclinan a pensar que se mantendrán iguales.

 En lo relativo al mercado laboral, las valoraciones de los consumidores mejoran en junio. El 44,2% de los encuestados consideran que la situación en España para encontrar trabajo ha empeorado en los últimos seis meses (frente al 48% del mes de mayo). De cara al futuro, sucede lo mismo que en el indicador de la situación económica y el número de entrevistados que opinan que la evolución futura del mercado laboral será mejor dentro de seis meses (37,5%) supera a los que opinan que su situación empeorará (29,9%).

 El análisis en cuanto a la adquisición de bienes duraderos refleja que la gran mayoría afirma no haber adquirido equipamiento del hogar en los últimos seis meses. No obstante el análisis intermensual muestra lo siguiente: en el sector de automóvil, la adquisición  empeora 1,06 puntos, en Muebles mejora 2,46 puntos y en Electrodomésticos mejora 0,85 puntos de media. De cara al futuro, el 64,7% opina que la situación se mantendrá igual.

 

 Resumen Junio


En junio, se ha producido de nuevo un avance en la confianza del consumidor superando los niveles de principios de año y alcanzando los mejores registros del último año. Así, el ICC se encuentra en estos momentos en valores que no se observaban desde mediados de 2007.

 Este aumento se refleja especialmente en la valoración sobre la evolución de las expectativas de futuro, que superan la barrera de los 100 puntos, lo que confirma la existencia de confianza en la recuperación de la situación en los próximos 6 meses. Los mayores avances se observan en la percepción sobre la evolución futura de la situación  económica y del mercado de trabajo de nuestro país, y la evolución de la situación de los hogares sigue siendo el indicador más retrasado.

 En este segundo trimestre del año se observa un crecimiento sostenido de las expectativas de ahorro y consumo de bienes duraderos, mientras que se mantiene una cierta confianza en la estabilidad de los tipos de interés y se estabilizan sin una tendencia clara los temores a un repunte de los precios en el futuro.

 

NOTA: El ICC, como los indicadores de situación actual y de expectativas, puede tomar valores que oscilan entre 0 y 200. Por encima de 100, indica una percepción positiva de los consumidores (CONFIANZA) y por debajo de 100 una percepción negativa (DESCONFIANZA). En el indicador de expectativas por primera vez en muchos meses se puede hablar de confianza del consumidor pues supera los 100 puntos de valoración.

Fuente: COCEM

Anuncios

Cosas que leo… PENSAR RAPIDO, PENSAR DESPACIO

Posted on

Daniel Kahneman , Debate. Barcelona, 2012. 667 páginas

Layout 1La irracionalidad humana es el gran tema de Daniel Kahneman (Tel Aviv, 1934), premio Nobel de Economía en 2002. Hay tres etapas en su carrera. En la primera, Amos Tversky (Haifa, 1937) y él realizaron una serie de experimentos que revelaron más o menos 20 “prejuicios cognitivos”: unos errores de razonamiento inconscientes que distorsionan nuestra opinión del mundo. En la segunda etapa, mostraron que las personas que toman decisiones en unas condiciones inestables no se comportan de la manera en que los modelos económicos han supuesto tradicionalmente, no “maximizan la utilidad”. Más tarde, desarrollaron una explicación alternativa de la toma de decisiones más fiel a la psicología humana, a la que llamaron “teoría de las perspectivas”. (Kahneman recibió el Nobel por este logro.) En la tercera etapa, tras la muerte de Tversky, Kahneman ha profundizado en la “psicología hedónica”: la ciencia de la felicidad, su naturaleza y sus causas. Sus conclusiones en este campo han resultado inquietantes, y no solo porque uno de los experimentos clave incluía una colonoscopia deliberadamente prolongada.

Pensar rápido, pensar despacio abarca estas tres etapas. Es un libro asombrosamente rico: lúcido, profundo, repleto de sorpresas intelectuales y de valor para la autoayuda. Resulta entretenido en general y conmovedor en numerosas ocasiones, especialmente cuando Kahneman cuenta con Tversky. Su visión de la imperfecta razón humana es tan impresionante que el columnista del New York Times David Brooks declaró recientemente que su obra “será recordada durante siglos”.

Para empezar, uno de los temas principales de este libro es el exceso de confianza. Todos tendemos a tener una sensación exagerada de lo bien que conocemos el mundo, como nos recuerda Kahneman. A pesar de todos los prejuicios cognitivos, falacias e ilusiones que Tversky y él pretenden haber descubierto, evita la atrevida afirmación de que los seres humanos son básicamente irracionales. ¿Pero lo hace? “La mayoría de nosotros estamos sanos la mayor parte del tiempo, y la mayoría de nuestros juicios y acciones son apropiados la mayor parte del tiempo”, escribe Kahneman en su introducción (p. 14). Sin embargo, al cabo de pocas páginas, señala que el trabajo que realizó con Tversky desafiaba la idea ortodoxa entre los científicos sociales de los 70 de que las personas son por lo general racionales. Los dos psicólogos descubrieron errores sistemáticos en el pensamiento de personas normales.

Aunque Kahneman solo extrae unas modestas conclusiones políticas, otros van mucho más lejos y hablan de cómo resolvemos las crisis económicas, por ejemplo. Estas conclusiones radicales, aunque el autor no las respalde, me hacen fruncir el ceño. Y al fruncir el ceño -como uno descubre en este libro- se activa el escéptico que llevamos dentro: lo que Kahneman llama “Sistema 2”. Solo el fruncir el ceño, como muestran los experimentos, sirve para reducir el exceso de confianza, hace que seamos más analíticos y estemos alerta. Y esa es la razón por la que leí este libro extraordinariamente interesante frunciendo el ceño con escepticismo.

El Sistema 2, según el esquema de Kahneman, es nuestra forma lenta, deliberada, analítica y conscientemente diligente de razonar sobre el mundo. El Sistema 1, por el contrario, es nuestra forma de razonar rápida, automática, intuitiva y en gran parte inconsciente. Es el Sistema 1 el que detecta la hostilidad en una voz. El Sistema 2 es el que entra en acción cuando tenemos que rellenar la declaración de la renta. El Sistema 1 propone, el Sistema 2 dispone. De modo que parece que el Sistema 2 es el jefe, ¿no? En principio, sí. Pero el Sistema 2, además de ser más reflexivo y racional, también es vago. Y se cansa con facilidad. “Aunque el Sistema 2 cree que está donde está la acción”, escribe Kahneman, “el Sistema 1 es el héroe de este libro”. Llegados a este punto, el lector escéptico podría preguntarse si debe tomarse en serio todo lo que se dice del Sistema 1 y del Sistema 2. ¿Son una pareja de pequeños agentes en nuestra cabeza? La verdad es que no, afirma Kahneman. Son más bien “ficciones útiles”que nos ayudan a explicar las singularidades de la mente.

Kahneman describe una gran cantidad de fallos en la racionalidad, demostrados con experimentos como “la omisión del índice de base”, “la cascada de disponibilidad”, “la ilusión de la validez”, etc. El efecto acumulado es hacer que el lector pierda la esperanza en la razón humana. Naturalmente, algunos prejuicios cognitivos se ponen de manifiesto en las situaciones más naturales. Tomemos, por ejemplo, lo que Kahneman llama la “falacia de la planificación”: nuestra tendencia a sobreestimar los beneficios y a subestimar los costes, y de ahí la aceptación estúpida de proyectos arriesgados. En 2002, los estadounidenses que reformaban sus cocinas, por ejemplo, esperaban que el trabajo costara una media de 18.658 dólares, pero acababan pagando 38.769.

La falacia de la planificación es “solo una de las manifestaciones de un prejuicio optimista generalizado”, escribe Kahneman. Ahora bien, si una inclinación hacia el optimismo puede ser malo, ya que genera falsas ideas, como la “ilusión de que lo controlamos todo”, sin ella, ¿seríamos incluso capaces de levantarnos por la mañana? Los optimistas son psicológicamente más resistentes, tienen sistemas inmunológicos más fuertes y viven más años que los pesimistas. Es más, según Kahneman el optimismo exagerado sirve para proteger tanto a las personas como a las organizaciones de los efectos paralizantes de otro prejuicio, “la aversión a las pérdidas”: nuestra tendencia a temer las pérdidas más de lo que valoramos las ganancias.

Incluso si pudiésemos deshacernos de los prejuicios y de las ilusiones identificados en este libro, no queda claro que esto mejoraría nuestras vidas. Y esto plantea una pregunta fundamental: ¿qué propósito tiene la racionalidad? Al fin y al cabo, somos supervivientes darwinianos. Nuestras capacidades de razonamiento cotidianas han evolucionado para hacer frente de manera eficaz a un entorno complejo y dinámico.

Kahneman nunca se enfrenta filosóficamente a la naturaleza de la racionalidad, pero proporciona una explicación fascinante de lo que podría pensarse que es su objetivo: la felicidad. ¿Qué significa ser feliz? La primera vez que Kahneman se ocupó de esta pregunta, a mediados de la década de los 90, la mayoría de los estudios sobre la felicidad consistían en preguntarle a la gente lo satisfecha que estaba con su vida. Pero esas valoraciones retrospectivas dependen de la memoria, que es poco fiable. Sin embargo,¿qué pasaría si se pudiesen tomar muestras de la experiencia real de placer o de dolor de una persona a cada momento, y si luego se pudiese resumir a lo largo del tiempo? Kahneman llama a esto bienestar “experimentado”, en contraposición al bienestar “recordado” en el que los investigadores se habían basado. Y descubrió que estas dos medidas de la felicidad difieren de forma sorprendente. Lo que hace feliz al “yo experimentador” no es lo mismo que lo que hace feliz al “yo recordador”. Concretamente, al yo recordador no le preocupa lo mucho que dura una experiencia. En cambio, valora retrospectivamente una experiencia según el nivel máximo de dolor o de placer que experimentó, y según la forma en que acaba la experiencia.

Para cuando llegué al final de Pensar rápido, pensar despacio, mi ceño fruncido escéptico había dado paso hacía mucho tiempo a una sonrisa de satisfacción intelectual. Al evaluar el libro, insto a todo el mundo, con plena confianza, a comprarlo y a leerlo. Pero esto es para aquellos que estén sólo interesados en las conclusiones de Kahneman sobre la pregunta de Malcolm Gladwell: si han recibido más de 10.000 horas de formación en un entorno predecible y de reacción rápida, entonces parpadeen. En todos los demás casos, piensen.

JIM HOLT.  New York Times Book Review. 06/07/2012