innovación

La importancia del comercio en la economía

Posted on

El Instituto Nacional de Estadística (www.ine.es) ha publicado la Encuesta Anual de Comercio correspondiente al año 2013, según la cual la cifra de negocios del Comercio se situó en 619.686 millones de euros, un 1% menos respecto a 2012. El personal ocupado descendió un 2,4% alcanzado una media anual de 2.894.452 empleados en 2013 y el número de empresas del sector Comercio se situó en 722.586 (-1,8%).

 2.894.452 empleados (aprox. 15% empleados totales)

722.586 empresas / comercios (95% micropymes)

El Comercio se caracteriza por el predominio de empresas muy pequeñas. De hecho, en 2013, más del 95% de las empresas del sector tenía menos de 10 empleados (micropyme). Estas empresas dieron empleo al 48,9% del personal y su facturación representó la tercera parte del total dela cifra de negocios del sector. Por su parte, las empresas grandes (con 250 o más ocupados) representaron el 0,1% de las empresas del Comercio y facturaron el 30,3% del total del sector.

La inversión total (en activos materiales e intangibles) realizada por el sector en el año 2013 ascendió a 9.016 millones de euros. En relación con el destino de las ventas, el 89,6% de las ventas del sector Comercio en 2013 se realizó dentro de España, el 6,7% se dirigió a otros países de la Unión Europea y el 3,7% al resto del mundo.

Cabe destacar que la rama de actividad que más incrementó su facturación en 2013 fue Comercio al por menor no realizado ni en establecimientos, ni en puestos de venta ni en mercadillos (principalmente el comercio electrónico) que aumentó en 2013 un 9,5% respecto al año anterior superando los 3.900 millones de euros.

Anuncios

Nuevos Yacimientos de empleo.

Posted on Actualizado enn

Os dejo mi opinión sobre los nuevos yacimientos de empleo basados en las Tecnologías de la Información.

La solución: la hibridación global de las TICs con casi cualquier sector te facilitan nuevas propuestas de valor y por consiguiente la capacidad de nuevos negocios o empleos.

¿Qué son las Empresas de Base Tecnológica (EBTs)?

Posted on Actualizado enn

Las Empresas de Base Tecnológica (EBTs) o como me gusta a veces llamarlas Empresas Basadas en el Conocimiento (EBC) son empresas que tienen que estar altamente conexionadas con el mundo de la investigación, que con grandes necesidades de financiación y generación de equipos mixtos de ciencia y empresa, son elementos claves en el desarrollo de los países emergentes.

Quieres saber mi opinión sobre nuevos segmentos de mercado, nuevos modelos de negocio, cómo creamos nuevas alianzas multisector / multicanal… lo puedes ver en este vídeo.

Conferencia Científica sobre Enfermedades Infectocontagiosas. 12 Noviembre, 18.30 h. en Alcorcón.

Posted on Actualizado enn

Este Miércoles 12 de noviembre a las 18.30 h en el Centro Cultural Miguel Ángel Blanco de Alcorcón, y en el marco de la Semana de la Ciencia de la Comunidad de Madrid, se celebra la Conferencia Científica sobre Enfermedades Infectocontagiosas, donde se tratará entre otras cosas la enfermedad de ébola.

Composición1-01

Participarán la Universidad Rey Juan Carlos, la Fundación Hospital de Alcorcón, el Centro Nacional de Biología Molecular (Universidad Autónoma de Madrid – Consejo Superior de Investigaciones Científicas), la Asociación Española de Bioempresas, y el Periódico El País.

Todos los ponentes quieren transmitir sus conocimiento en este aspectos, para facilitar con ello a la sociedad el entendimiento de este tipo de enfermedades que no son sencillas en entender, ni habituales en nuestra vida cotidiana. Es una oportunidad buenísima para saber más y mejor sobre este tema.

Se necesita formalizar inscripción escribiendo a aramirez@ayto-alcorcon.es. El aforo es limitado, por lo que es obligatoria la inscripción.

Cartel conferencia enfermedades infectocontagiosas FINAL

Innovación = (Conocimiento + Emprendimiento) x Creatividad

Posted on

La creación de riqueza está íntimamente ligada a la innovación, y ésta a dos factores fundamentales: el conocimiento y el emprendimiento. Ambos son vectores de ejecución individual, basados en el esfuerzo y el sacrificio de la persona y por consiguiente, tienen que nacer libremente del interior de cada uno.

 

Aspirar a crear una sociedad innovadora, conlleva a desarrollar un sistema educativo global que prime el conocimiento y el espíritu emprendedor. Por ello, necesitamos un sistema de valores que apalancado en estos dos factores se aplique en la educación infantil y secundaria, formación profesional y universitaria, y que genere un ecosistema de empresas, centros tecnológicos, asociaciones empresariales, instituciones financieras y administraciones públicas que promuevan las vocaciones innovadoras a todos los niveles.

 

La innovación sostenible y competitiva se inspira en una serie de principios que la caracterizan como un concepto abierto, que nos habla de transformación y ruptura, que busca resultados en el tiempo y necesita ser medida de manera continua. Este es el camino que la excelencia y la calidad reconocen para alcanzar, desde la diversidad y pluralidad de cada persona y situación, las mayores cuotas de productividad y progreso posible.

 

Se debe promover una sociedad donde se resalte el valor de la persona y la cultura de la excelencia, es decir hacer las cosas lo mejor que cada persona o grupo pueda, como principal referencia para alcanzar una ventaja competitiva de carácter global. La innovación se inspira en superar las incertidumbres, atreverse a conocer lo desconocido y a cambar la perspectiva de las cosas y las situaciones actuales.

 

El conocimiento reside en aquellos grupos que más han cultivado su estudio y trabajo a desarrollar y comprenderlo. En este punto la Universidad tiene un papel fundamental en la sociedad del siglo XXI que debe liderar. Tiene el reto de formar a jóvenes y futuro profesionales en la cultura de la colaboración, la hibridación de saberes, la innovación, y para ello, ha de preparar a las personas para ser emprendedoras en su vida laboral. El desarrollo de competencia basadas en motivar a la imaginación aplicada a realidades concretas del entorno, desarrollo de soluciones creativas e innovadoras ante problemas concretos, el trabajo en equipo bajo situaciones de estrés multicanal, así como desarrollo de situaciones multiculturales en entornos multidioma para desarrollar competencias globales.

 

La creatividad es la antesala de la innovación, y lo contrario es el camino al desastre económico y personal. No podemos vivir sin crear cosas nuevas o adaptadas a los cambios continuos, y si tenemos que vivir así, no nos gustará lo que nos tocará vivir.

Mecenas para emprendedores

Posted on

A medio camino entre la filantropía y el apoyo económico a proyectos que pueden dar beneficios están los emprendedores, tanto empresariales como sociales, que quieren poner en marcha proyectos que generarían empleo, riqueza social y desarrollo global, pero les faltan los primeros fondos. Muchos de los inversores que entran en las primeras etapas de este tipo de proyectos tienen muchísimas posibilidades de perder su dinero fácilmente, ya que entran cuando más riesgo y menos garantías hay.

La filantropía debe buscar campos de acción global a la vez que específicos según las voluntades de la parte filantrópica. En general, se deben enfocar en tres aspectos:

  • Que sean problemas importantes.
  • Que se pueda aportar algo más que dinero en la resolución de los mismos.
  • Que sean áreas en las que no haya mucha gente haciendo lo mismo.

 

La filantropía debe ser sostenible en sí misma para que tenga sentido a medio y largo plazo. Las organizaciones filantrópicas deben operar como empresas, no en  el sentido de la búsqueda del beneficio económico, pero sin en el rechazo continuo de entrar en pérdidas. Se deben gestionar este tipo de organizaciones (denominadas como ONL: Organizaciones no lucrativas) como parámetros de mercado, aplicando las mejores técnicas del marketing, gestión financiera, y gestión de proyectos.

 

En este sentido, la figura del “Business Angel” es interesante, pero en este caso sólo se busca el beneficio mediante el aporte de fondos económicos y en muchos casos el consejo y la gestión experta. Para los proyectos sociales, la figura del primer financiador sería la de mecenas o filántropo, que no busca rentabilidad económica, sino rentabilidad social, y en algunos casos rentabilidad en marketing para otras actividades.

 

Algunas empresas ponen en valor sus productos o servicios y de manera altruista se lo ofrecen a terceros para que los utilicen de manera gratuita. Este aporte de valor es muy importante, y está mal regulado en la legislación vigente.

 

Se necesita regular la figura del mecenas con mayor determinación, ya que la importancia en campos como la investigación y desarrollo científico, la cultura, las artes, la educación, etc. es de importancia trascendental. Se ha pretendido en el gobierno Zapatero, donde la ministra Cristina Garmendia luchó por ello, así como con el gobierno Rajoy, esta vez desde la Secretaría de Estado de Cultura. Según tengo entendido al que menos le gusta todo esto es la ministro de hacienda de turno, ya que le afecta directamente a su nivel recaudatorio.

 

Si en algunos casos se dice, que se bajan impuestos para recaudar más al hacer la cuentan final, me parece que sería aún más claro el axioma que mejorando la fiscalidad de las aportaciones de mecenas (es decir, recaudar menos impuestos) se cubrirían muchas más necesidades sociales fuera de la financiación pública, es decir, más Estados del bienestar sin gasto público.

 

Es por ello que solicito una revisión de la fiscalidad del mecenas en los campos estratégicos como la ciencia y tecnología vinculada al sistema público, a la educación en todos sus niveles, al arte y la cultura, al deporte a todos los niveles y al emprendimiento social. Todos estos campos son los tractores sociales que puede engranar nuestra creatividad, la de nuestros jóvenes que en muchos casos están desnortados y desconcertados con un futuro inimaginado.

 

Cosas que leo: RUNNING LEAN

Posted on Actualizado enn

Iterate from Plan A to a Plan That Works.

Ash Maurya. 2012. O’Reilly,

Running lean portadaRunning Lean ha merecido ser la primera de una colección de libros –comercializados por la famosa editorial O’Reilly– dedicada a emprendedores e innovadores y especializada en la metodología Lean Startup. No en vano uno de sus reclamos publicitarios es que Eric Ries actúa como su coordinador.
El propio autor –Ash Maurya, un emprendedor en serie, actual CEO de Spark59– comenta su obra indicando que originariamente la concibió como una metodología para emprendedores que construían productos y servicios basados en la web. Sin embargo, en el más genuino estilo lean startup, reorientó su alcance (lo que en terminología lean se diría “pivotó”), ampliándolo a proyectos empresariales tanto high-tech, como low-tech y no necesariamente en el ámbito de Internet.

Lean por los cuatro costados

  • Maurya propone una metodología lean para empresas lean. Es concisa y va al grano, sin dar ocasión al desperdicio; construye sobre las ideas de aprendizaje y validación de Ries (su famoso bucle Construir-Medir-Aprender); enfatiza la experimentación e iteración con los clientes; preconiza el probar una y otra vez el modelo de negocio y el producto, y pone, de entrada, en cuestión el plan inicial que pudiera haberse concebido del proyecto emprendedor (no en vano el subtítulo de libro es: iterar desde el Plan A hacia un plan que funcione).
  • A través de Running Lean plantea un escueto mapa de ruta: documentar el plan A, identificar las partes del plan con más riesgos y probar sistemáticamente el plan, que son fases habituales de las metodologías agile.
  • Desde las primeras páginas Maurya pone en cuestión las clásicas ideas sobre el lanzamiento de proyectos emprendedores. Y no porque en estos proyectos no se atribuya un valor esencial al cliente, o no se otorgue una importancia clave a las métricas, o no se reconozca la necesidad de hacer un plan de negocio; sino porque en su libro se expone una forma radicalmente distinta de hacerlo –más ajustada, sencilla y precisa–, evitando el despilfarro de detallados planes de negocio desplegados sólo sobre el papel, que todo lo aguanta; de productos que apenas se han sometido a la prueba de los clientes y luego tienen que cambiar radicalmente, echando a un lado gran parte de lo hecho; o de planes de actuación que a fuerza de presionar los recursos provocan atascos en el flujo de tareas al sobresaturarlos.
  • Y así, el lector se enfrenta a una serie de técnicas (verdaderos antídotos frente a los despilfarros citados en el párrafo precedente) como: el lean canvas (un plan de negocio esquemático y en una hoja), versión evolucionada del Business Model Canvas de Osterwalder; el Producto Mínimo Viable (PMV) que lleva a su máxima expresión la idea tradicional de “mejor hacer un prototipo antes que el producto definitivo”; o el tablero kanban (herencia directa del Lean Manufacturing de Toyota) que ayuda a “tirar” de las tareas haciendo el flujo de trabajo más fluido y eficiente.

Iterar con los clientes

  • Si en algo se pone énfasis en Running Lean es en este postulado: “No construir una relación significativa con los clientes figura entre las causas principales de fallo de una startup”.
  • La cuestión está en hablar con los clientes (o iterar con los clientes en terminología lean), usando dos tipos de entrevistas: las “del problema”, que persiguen dialogar con los clientes de sus problemas (no de la solución) y extraer este conocimiento antes de formular la solución (el futuro producto o servicio); y las “de la solución”, que pretenden que los clientes, en diálogo con los emprendedores y cooperando con ellos, descubran la mejor solución.
  • En esta marcha lean los emprendedores manejarán, en consecuencia, sucesivas versiones del producto, cuidando mucho de que siempre sean “las más lean de las posibles”. Esta es la idea del PMV que, en sucesivas iteraciones y a través de mejoras incrementales y muy medidas de sus características mínimas vendibles (de nuevo la forma lean de hablar de funcionalidades), logra progresivas (y numerosas) validaciones por el cliente, hasta llegar a su versión de mercado.

Un proceso de desarrollo de productos o servicios

  • Maurya se esfuerza por hacer visible y muy aplicable este proceso lean, y para eso lo descompone en cuatro fases. Lo primero, como hemos visto, es entender el problema y expresarlo con toda claridad: analizando los lean canvases (esos planes de negocio de una página) con menos riesgos, detectado unos potenciales prospects del producto e iterando con ellos, haciéndoles entrevistas sobre el problema.
  • En el siguiente paso se define la solución (esto es a todas luces el núcleo del proceso) recurriendo a las técnicas más variadas: construcción de landing pages, prototipado, diseño de experiencias de usuario… hasta llegar a través de varias iteraciones a una mezcla heterogénea de especificaciones técnicas, planos, storyboards y maquetas, que evolucionan el PMV hasta llegar a un prototipo.
  • El tercer paso es la validación cualitativa de cada una de las versiones del PMV en un cara a cara con el cliente (iterando con él), que también cambia como el PMV, pasando de prospect a adoptador precoz y de este a evangelista del producto y, luego, a cliente real.
  • En el cuarto paso se despliega toda la parafernalia de instrumentos de análisis cuantitativo (funnels de conversión, análisis de cohortes, tests A/B…) para determinar cuáles de las versiones o experimentos aportan un valor real y de futuro a la nueva empresa, que la lleve a generar el tan ansiado WOW! del mercado.

Un último y breve comentario. El libro puede parecer a veces un poco confuso,… como si le faltara un punto de coherencia. Quizás esta carencia de cartesianismo sea inherente a la liviandad de lo lean y que, por esto mismo, deba ser comprendida y aceptada de antemano.

Reseña publicada en Nueva Revista. Noviembre 2013 – número 143. José María Berenguer. Director de UNIR Lean Startup Academy.