Palabra o Espada: Cómo aplicamos nuestro conocimiento.

Posted on

En medio de la compleja incertidumbre en la que nos hallamos, tras los atentados de Bruselas -que se acumulan en nuestro almacén de los sobresaltos a los ocurridos anteriormente en Nueva York, Madrid, Londres o París-, me viene a la mente la reflexión, si deberíamos apostar por la palabra o por la espada. Ambas palabras tienen una curiosa proximidad fonética, pero a su vez lejanía terminológica abismal, entre ambas palabras en inglés: Word (palabra) y Sword (espada). Suenan casi igual, pero significan algo tan distinto. Conocemos ambas, conocemos cómo aplicarlas, conocemos sus consecuencias.

word-sword1

Reflexionando un poco, en las últimas semanas he escuchado al Prof. Mayor Zaragoza en la Universidad Autónoma de Madrid, repetir la frase del Emperador Julio César “Si vis pacem, para bellum” -“Si quieres la Paz, prepara la Guerra”-, que me hace pensar y repensar mi posición ante esta preocupante situación. Preparar la guerra y ejecutarla, sabemos a lo que nos lleva. En los siglos pasados, en la mayoría de los casos, ganaba aquel ejército que tenía mayor capacidad armamentística -económica- y era cuestión de tiempo resolver el problema -o al menos, someter a una parte del problema, a favor de los intereses de la otra parte-. En la actualidad, y desde las últimas guerras, hemos visto que la lógica ya no funciona así. La globalización y la tecnología ha hecho que el conflicto armado se gestione de otra manera, y que las únicas certezas son las incertidumbres, y que la solución de los conflictos, lejos de suponer acuerdos, abren heridas irresolubles.

 

Pedro Salinas lúcidamente nos decía “en la palabra cordial e inteligente tiene la violencia su peor enemigo”, y es por ello que algunos quieren aplacar nuestra voz, mediante el miedo y la coacción. En algunos territorios ya han creado sociedades enteras “sin voz”, ya que es la mejor manera de no tener democracia. Ciudadanos sin voz, ciudadanos sin esperanza.

De este modo, aunque no quieran hablar, tendremos que generar espacios de diálogo con los pueblos desde donde nos atacan. Obviamente con los terroristas no hay espacio para las pamplinas ni para las medias tintas. La Ley y toda la Ley sobre ellos, de manera urgente y certera. Ante todo la defensa de la vida de aquellos a los que los terroristas quieren aniquilar. Diferenciando terroristas de pueblos enteros, busquemos la Paz, ya que “A salaam Kabal el Kelaam” -proverbio árabe que significa: “la Paz viene antes que las palabras”-. Paz para tener diálogos. Diálogos para tener Paz -duradera-.

 

pluma espada1

No nos callarán. La ciudadanía no puede callar, no debe callar. Alcemos nuestras voces, a riesgo de no ser escuchados. Qué el exceso de ruido -que algunos buscan en su propio interés-, no nos lleve al extremo opuesto de exceso de silencio. Nosotros también seríamos culpables, culpables de silencio, culpables por omisión. Atrevámonos a expresar, de manera perseverante y firme, nuestros propios pensamientos y sentimientos, sin caer en lo que nos decía Albert Camúspudiendo tanto, nos atrevimos a tan poco”. Apostemos por la palabra, por la Ley y por la democracia de todos los pueblos, y para ello habrá que utilizar la espada, de manera mancomunada a escala internacional, para poder crear el espacio donde viva la palabra.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s