Mecenas para emprendedores

Posted on

A medio camino entre la filantropía y el apoyo económico a proyectos que pueden dar beneficios están los emprendedores, tanto empresariales como sociales, que quieren poner en marcha proyectos que generarían empleo, riqueza social y desarrollo global, pero les faltan los primeros fondos. Muchos de los inversores que entran en las primeras etapas de este tipo de proyectos tienen muchísimas posibilidades de perder su dinero fácilmente, ya que entran cuando más riesgo y menos garantías hay.

La filantropía debe buscar campos de acción global a la vez que específicos según las voluntades de la parte filantrópica. En general, se deben enfocar en tres aspectos:

  • Que sean problemas importantes.
  • Que se pueda aportar algo más que dinero en la resolución de los mismos.
  • Que sean áreas en las que no haya mucha gente haciendo lo mismo.

 

La filantropía debe ser sostenible en sí misma para que tenga sentido a medio y largo plazo. Las organizaciones filantrópicas deben operar como empresas, no en  el sentido de la búsqueda del beneficio económico, pero sin en el rechazo continuo de entrar en pérdidas. Se deben gestionar este tipo de organizaciones (denominadas como ONL: Organizaciones no lucrativas) como parámetros de mercado, aplicando las mejores técnicas del marketing, gestión financiera, y gestión de proyectos.

 

En este sentido, la figura del “Business Angel” es interesante, pero en este caso sólo se busca el beneficio mediante el aporte de fondos económicos y en muchos casos el consejo y la gestión experta. Para los proyectos sociales, la figura del primer financiador sería la de mecenas o filántropo, que no busca rentabilidad económica, sino rentabilidad social, y en algunos casos rentabilidad en marketing para otras actividades.

 

Algunas empresas ponen en valor sus productos o servicios y de manera altruista se lo ofrecen a terceros para que los utilicen de manera gratuita. Este aporte de valor es muy importante, y está mal regulado en la legislación vigente.

 

Se necesita regular la figura del mecenas con mayor determinación, ya que la importancia en campos como la investigación y desarrollo científico, la cultura, las artes, la educación, etc. es de importancia trascendental. Se ha pretendido en el gobierno Zapatero, donde la ministra Cristina Garmendia luchó por ello, así como con el gobierno Rajoy, esta vez desde la Secretaría de Estado de Cultura. Según tengo entendido al que menos le gusta todo esto es la ministro de hacienda de turno, ya que le afecta directamente a su nivel recaudatorio.

 

Si en algunos casos se dice, que se bajan impuestos para recaudar más al hacer la cuentan final, me parece que sería aún más claro el axioma que mejorando la fiscalidad de las aportaciones de mecenas (es decir, recaudar menos impuestos) se cubrirían muchas más necesidades sociales fuera de la financiación pública, es decir, más Estados del bienestar sin gasto público.

 

Es por ello que solicito una revisión de la fiscalidad del mecenas en los campos estratégicos como la ciencia y tecnología vinculada al sistema público, a la educación en todos sus niveles, al arte y la cultura, al deporte a todos los niveles y al emprendimiento social. Todos estos campos son los tractores sociales que puede engranar nuestra creatividad, la de nuestros jóvenes que en muchos casos están desnortados y desconcertados con un futuro inimaginado.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s